Campaña salud y mujer! 28 de mayo día de acción por la salud de las mujeres

La Psicoterapia de Equidad Feminista es un tratamiento psicológico que hemos desarrollado, desde hace más de tres décadas, en el Espacio de Salud Entre Nosotras. Está enfocado específicamente a la recuperación de la salud psicológica de mujeres que enferman por el impacto patológico que ejerce sobre sus vidas la desigualdad estructural del sistema patriarcal.

Esta metodología terapéutica nace como alternativa a la atención que presta el sistema médico tradicional a la salud de las mujeres, que la concibe como un trastorno individual obviando los factores de género, sociales y ambientales del problema. Tiene como fundamento teórico el feminismo y un concepto integral de la salud desde la perspectiva de género, que considera saludable a una persona que mantiene un equilibrio entre los planos biológico, psíquico y social y defiende que los requisitos para conseguirlo no son los mismos para las mujeres y los hombres. Así pues, es imperante analizar la salud psicológica e integral teniendo en cuenta la variable género.

La Psicoterapia de Equidad Feminista ha sido desarrollada por las psicólogas y las más de 12.000 mujeres que a lo largo de sus más de 30 años de existencia han pasado por el Espacio de Salud Entre Nosotras y que han contribuido a evidenciar que la socialización de género sexista, o la forma en la que las mujeres aprendemos a comportarnos según unos patrones preconcebidos, es la causante de los malestares psicológicos de las mujeres.

Las tres fases principales de la Psicoterapia de Equidad Feminista

Para afrontar el reto de la terapia, la Psicoterapia de Equidad Feminista se fundamenta en tres fases esenciales:

  • En la primera, las usuarias del Espacio de Salud Entre Nosotras en terapia psicológica adquieren los conocimientos sobre género desde una óptica feminista, lo que les llevará al análisis de las relaciones de dominio y sumisión entre hombres y mujeres y a la reflexión sobre sus efectos negativos en su salud.
  • A continuación, una vez han tomado conciencia de dichas circunstancias, comienza una etapa de reflexión personal en la que cada mujer debe descubrir y analizar las áreas específicas de su vida y de su salud que han sido dañadas por su propia socialización de género.
  • Para terminar, se busca el empoderamiento personal como mujer para superar el daño sufrido, buscando alternativas que permitan transformar esos roles, mandatos de género y relaciones de poder que las enfermaron en valores, actitudes y comportamientos basados en la equidad y el buen trato entre las personas.

Un cambio necesario para alcanzar la equidad entre hombres y mujeres

En definitiva, la Psicoterapia de Equidad Feminista no pretende la adaptación de las mujeres a las condiciones sociales tradicionales que pretende el tratamiento psicológico del sistema médico tradicional. Muy por el contrario, la Psicoterapia de Equidad Feminista busca un cambio cognitivo, emocional y de comportamiento a nivel personal con una profundidad tal que trascienda lo individual y se alcance un estatus de conciencia y pertenencia activa en la sociedad. Un cambio que busque la cooperación y el compromiso social y político necesarios para lograr la equidad entre hombres y mujeres.
Este cambio está basado en cuatro principios esenciales:

  • La concepción del ser humano como una persona integral independientemente de su sexo, que pueda desarrollar sus capacidades e intereses sin establecer jerarquías entre trabajo productivo y reproductivo, entre femenino y masculino, entre remunerado o no remunerado.
  • La superación del modelo de pareja sustentado en los roles estereotipados y en la relación jerárquica, estableciendo relaciones de amistad, amor y convivencia basadas en el buen trato y en la igualdad de poder personal.
  • El abandono de la visión bipolar: lo masculino y lo femenino, lo considerado propio de cada género, lo bueno y lo malo, lo público y lo privado, lo visible y lo invisible. Se busca que cada mujer deba poder asumir su vida y adquiera un papel protagonista y responsable de su existencia con una autonomía económica, física y emocional.
  • La erradicación de las relaciones de poder de dominación y sumisión en todos los ámbitos, sustituyéndolas por relaciones de cooperación, equidad y respeto a las diferencias.

Y por último, os dejamos un vídeo de las jornadas del año pasado Las relaciones entre las mujeres, en el que argumentamos por qué creemos que los espacios terapéuticos tienen que ser exclusivos de mujeres, mientras en las facultades no se enseñe psicología de género y los y las profesionales de la psicología no se cuestionen sus propia socialización para no recomendar a sus usuarias e usuarios la resignación a los mandatos de género, y también la ponencia escrita y publicada en La Boletina 34.

 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0