¿Qué es la Psicoterapia de Equidad Feminista?

Inicio » La Psicoterapia de Equidad Feminista » ¿Qué es la Psicoterapia de Equidad Feminista?
¿Qué es la Psicoterapia de Equidad Feminista? 2018-03-13T10:35:58+00:00

La Psicoterapia de Equidad Feminista es un tratamiento psicológico que hemos desarrollado, desde hace más de tres décadas, en el Espacio de Salud Entre Nosotras. Está enfocado específicamente a la recuperación de la salud psicológica de mujeres que enferman por el impacto patológico que ejerce sobre sus vidas la desigualdad estructural del sistema patriarcal.

Esta metodología terapéutica nace como alternativa a la atención que presta el sistema médico tradicional a la salud de las mujeres, que la concibe como un trastorno individual obviando los factores de género, sociales y ambientales del problema. Tiene como fundamento teórico el feminismo y  un concepto integral de la salud desde la perspectiva de género, que considera saludable a una persona que mantiene un equilibrio entre los planos biológico, psíquico y social y defiende que los requisitos para conseguirlo no son los mismos para las mujeres y los hombres. Así pues, es imperante analizar la salud psicológica e integral teniendo en cuenta la variable género.

La Psicoterapia de Equidad Feminista ha sido desarrollada por las psicólogas y las más de 12.000 mujeres que a lo largo de sus más de 30 años de existencia han pasado por el Espacio de Salud Entre Nosotras y que han contribuido a evidenciar que la socialización de género sexista, o la forma en la que las mujeres aprendemos a comportarnos según unos patrones preconcebidos, es la causante de los malestares psicológicos de las mujeres.

Aprende más sobre la PEF

Así, dentro de la Psicoterapia de Equidad Feminista hemos acuñado dos conceptos diferentes para hablar de los malestares psicológicos de las mujeres:

  • La Depresión de Género, definida como una depresión exógena o estacional específica y exclusiva de las mujeres.

  • Los Síndromes de Género, que se producen cuando, además de la desigualdad y todas sus consecuencias que genera la Depresión de Género, las mujeres han sufrido experiencias traumáticas añadidas derivadas de haber padecido abusos sexuales o incesto en su infancia o adolescencia, malos tratos por parte de su pareja o ex pareja o separaciones o divorcios que no han sido adecuadamente superados.

Conoce más sobre la Depresión de Género
Conoce más sobre los Síndromes de Género

Campos de reflexión de la Psicoterapia de Equidad Feminista

Observar cómo los aspectos psicosociales de género influyen en la salud psicológica de las mujeres es una de las bases de esta metodología terapéutica. En el trascurso de la terapia es fundamental analizar aspectos que afectan de una manera específica a las mujeres, tales como el uso del tiempo, los cuidados no remunerados, el trabajo doméstico, la afectividad y la sexualidad, las relaciones de pareja, la maternidad, el dinero y cómo gestionarlo, las actividades sociales, culturales, lúdicas…

Unida a esta reflexión está también el análisis y la comprensión del sistema social patriarcal en el que vivimos y cómo éste considera el rol masculino como figura central de autoridad en la organización social. Así, se establecen unas relaciones de poder en base a la dominación y la subordinación que no sólo se mantienen en todas las esferas de la vida pública y privada, sino que es perpetuada por la educación que recibimos como mujeres o como hombres. Es decir, la construcción de la identidad de ambos géneros es radicalmente distinta y produce efectos diferenciales tanto en el ejercicio de cada rol como en los niveles de bienestar y salud.

Las tres fases principales de la Psicoterapia de Equidad Feminista

Para afrontar el reto de la terapia, la Psicoterapia de Equidad Feminista se fundamenta en tres fases esenciales:

  1. En la primera, las usuarias del Espacio de Salud Entre Nosotras en terapia psicológica adquieren los conocimientos sobre género desde una óptica feminista, lo que les llevará al análisis de las relaciones de dominio y sumisión entre hombres y mujeres y a la reflexión sobre sus efectos negativos en su salud.
  2. A continuación, una vez han tomado conciencia de dichas circunstancias, comienza una etapa de reflexión personal en la que cada mujer debe descubrir y analizar las áreas específicas de su vida y de su salud que han sido dañadas por su propia socialización de género.
  3. Para terminar, se busca el empoderamiento personal como mujer para superar el daño sufrido, buscando alternativas que permitan transformar esos roles, mandatos de género y relaciones de poder que las enfermaron en valores, actitudes y comportamientos basados en la equidad y el buen trato entre las personas.

El poder de la terapia grupal

Si bien es un tratamiento que comienza como una terapia psicológica individual, el fin último de la Psicoterapia de Equidad Feminista es el trabajo terapéutico grupal. Este trabajo en grupo resulta realmente efectivo puesto que el contacto con otras mujeres que sufren situaciones casi idénticas permite visualizar y constatar el origen social y no individual de sus problemáticas.

Además los grupos de mujeres tienen muchas virtudes, como la creación de una atmósfera abierta y relajada en la que cada una analiza sus fuerzas y debilidades en un ambiente de confianza y de aprendizaje mucho más efectivo. Son espacios propicios para que cada una pueda desarrollar sus habilidades de liderazgo y facilitar la exploración de sentimientos y la valoración colectiva.

Las psicólogas de la Psicoterapia de Equidad Feminista

La Psicoterapia de Equidad Feminista es una metodología que, por sus características, exige que quien la aplique haya realizado primero su propio camino de deconstrucción de género. Resulta fundamental que el equipo de trabajo esté formado por mujeres feministas que hayan trabajado profundamente en su autoconciencia como mujer para que, de esta manera, pueda ofrecer nuevos modelos de feminidad y convertirse en referentes de identificación positiva.

Las psicólogas de la Psicoterapia de Equidad Feminista deben ser capaces de establecer relaciones de confianza entre ella y las usuarias, respetando los sentimientos, las ideas y las decisiones de cada una. Es fundamental, para ello, la creación de relaciones horizontales, de solidaridad y respeto mutuo, y por esto las mujeres que reciben esta atención psicológica no son consideradas pacientes sino como usuarias, un término que establece una relación de horizontalidad con respecto a la profesional psicóloga que la acompaña en su proceso.

El empoderamiento, el objetivo de la Psicoterapia de Equidad Feminista

La Psicoterapia de Equidad Feminista persigue, ante todo, el empoderamiento de las mujeres, es decir, la toma y utilización del poder personal para el correcto desarrollo de las capacidades propias y el establecimiento de relaciones igualitarias de cooperación y equidad.

El empoderamiento consiste, en primer lugar, en la toma de conciencia de las dinámicas de relaciones de poder que operan sobre la vida de las mujeres para, después, poder desplegar el poder personal necesario que permita a cada una configurar y protagonizar sus propias vidas.

En definitiva, es un proceso que sirve para generar la autoconfianza y la fortaleza necesarias que permitan modificar las conductas dañinas que afectan tanto al trato hacia sí mismas como hacia las personas relevantes para su desarrollo personal.

definición de empoderamiento

Un cambio necesario para alcanzar la equidad entre hombres y mujeres

En definitiva, la Psicoterapia de Equidad Feminista no pretende la adaptación de las mujeres a las condiciones sociales tradicionales que pretende el tratamiento psicológico del sistema médico tradicional. Muy por el contrario, la Psicoterapia de Equidad Feminista busca un cambio cognitivo, emocional y de comportamiento a nivel personal con una profundidad tal que trascienda lo individual y se alcance un estatus de conciencia y pertenencia activa en la sociedad. Un cambio que busque la cooperación y el compromiso social y político necesarios para lograr la equidad entre hombres y mujeres.

Este cambio está basado en cuatro principios esenciales:

  1. La concepción del ser humano como una persona integral independientemente de su sexo, que pueda desarrollar sus capacidades e intereses sin establecer jerarquías entre trabajo productivo y reproductivo, entre femenino y masculino, entre remunerado o no remunerado.
  2. La superación del modelo de pareja sustentado en los roles estereotipados y en la relación jerárquica, estableciendo relaciones de amistad, amor y convivencia basadas en el buen trato y en la igualdad de poder personal.
  3. El abandono de la visión bipolar: lo masculino y lo femenino, lo considerado propio de cada género, lo bueno y lo malo, lo público y lo privado, lo visible y lo invisible. Se busca que cada mujer deba poder asumir su vida y adquiera un papel protagonista y responsable de su existencia con una autonomía económica, física y emocional.
  4. La erradicación de las relaciones de poder de dominación y sumisión en todos los ámbitos, sustituyéndolas por relaciones de cooperación, equidad y respeto a las diferencias.

Nuestro manual

La salud mental de las mujeres:

la Psicoterapia de Equidad Feminista

CONSÍGUELO

CONTACTA CON NOSOTRAS

¿Quieres contactar con Mujeres para la Salud? Rellena este formulario y te contestaremos tan rápido como nos sea posible. O si lo prefieres, también puedes llamarnos al 91.519.56.78 o al 628.416.791.

¿Desde dónde nos escribes?

*Campos obligatorios

**Lee aquí la Política de Privacidad

Estamos en

Nuestros horarios

Lunes, Martes y Jueves 9:30 – 20:30
Miércoles y Viernes 9:30 – 16:00
FacebookTwitterYoutube