La prostitución y los vientres de alquiler son una cara de la misma moneda: la del neoliberalismo, sexual y reproductivo, y la de la mercantilización de los cuerpos de las mujeres, moneda que reproduce la desigualdad, vulnera los derechos humanos y reproduce la jerarquía sexual patriarcal.

Ambos negocios, el de la prostitución y el de los vientres de alquiler, presionan a gobiernos nacionales y organismos internacionales para conseguir la legalización de estas prácticas delictivas, defendiendo únicamente sus intereses económicos y su actividad comercial, sustentada en la explotación de mujeres y menores.

Por ello, Mujeres para la Salud nos unimos a la plataforma Mujeres por la Abolición en un manifiesto dirigido al movimiento feminista y a las organizaciones civiles y de los Derechos Humanos de las mujeres y que tiene como objetivo concienciar sobre la importancia de la abolición urgente de la prostitución y de los vientres de alquiler.

Por la abolición de la prostitución

A través del manifiesto, denunciamos que:

  • La prostitución es una forma de violencia extrema contra las mujeres y niñas, una institución fundacional patriarcal que explota económica y sexualmente a las mujeres.
  • La prostitución es un negocio internacional, parte del capitalismo global. Solo en España, la prostitución genera 5 millones de euros diarios.
  • Es un comercio ilícito construido por y para los hombres, cuya materia prima son los cuerpos de las mujeres y niñas.
  • La Organización Internacional del Trabajo cifra en 4,5 millones de personas el número de víctimas de trata con fines de explotación sexual. El 90% son mujeres y niñas. Trata y prostitución son dos realidades inseparables que forman parte de un todo, que es la industria del sexo. La trata existe para nutrir de mujeres y niñas a la prostitución.

Por todo ello, con el presente manifiesto exigimos al Gobierno una ley abolicionista de la prostitución cuya finalidad sea la erradicación de este tipo de violencia contra las mujeres. Esta ley debe descriminalizar a la mujer prostituida, penalizar al proxeneta y al prostituidor y garantizar una asistencia integral a las mujeres en situación de prostitución.

Por la abolición de los vientres de alquiler

En Mujeres para la Salud estamos totalmente en contra del alquiler de vientres porque la consideramos una forma de violencia contra las mujeres, una explotación reproductiva de mujeres en situación de vulnerabilidad y que convierte a los menores en objeto de comercio.

El alquiler de vientres contraviene el derecho a la integridad física y moral y el derecho a la filiación de las madres, entre otros. Un deseo, el de la paternidad (generalmente) no puede anteponerse a un derecho, el de la maternidad de, como quienes están a favor de esta práctica denominan, la “madre gestante”, y el de las criaturas a conocer sus orígenes.

El comercio de los vientres de alquiler alcanza cifras desorbitadas. Así, se estima que genera, anualmente, 6.000 millones de euros (a escala global). Millones que enriquecen no a las mujeres explotadas, sino a quienes venden menores y explotan mujeres, pues ellas reciben menos del 1% del total de este negocio.

Por ello, exhortamos a los organismos internacionales, a través del manifiesto promovido por Mujeres por la Abolición, a instituir la prohibición global del alquiler de vientres, para que esta práctica no se pueda realizar ni nacional ni internacionalmente.

La marcha abolicionista

Con todo ello, reclamamos el fin de la explotación sexual y reproductiva de las mujeres y la mercantilización de nuestros cuerpos. Para ello, convocamos a una marcha abolicionista de la prostitución y de los vientres de alquiler como acción encaminada a la consecución de estos objetivos. La marcha tendrá lugar el día 11 de mayo en Barcelona, en tanto en cuanto es capital de una Comunidad Autónoma “particularmente afectada por esta problemática, con un desmedido número de burdeles donde las mujeres son explotadas sexualmente y con una complacencia institucional que nos preocupa e indigna especialmente”, según las palabras del manifiesto.

Si quieres, tú también puedes firmar este manifiesto, ya sea a título personal o como institución. También puedes ayudarnos en su difusión, cuantas más manos cooperemos, más alcance tendremos.

 

Haz clic aquí para leer y firmar el manifiesto