Han transcurrido más de 25 años desde que se publicaron los resultados de la investigación que llevamos a cabo en los años 80, basada en el análisis de las condiciones de vida de las mujeres después del nacimiento de su primer hijo o hija, y en la que concluimos que la forma de entender y vivir la maternidad por la mayoría de las mujeres, justifica sobradamente la aparición de una Depresión Posparto.

Fue un trabajo novedoso y pionero, con una perspectiva feminista, que ahora se definiría de género, publicado por el Instituto de la Mujer en 1986 (Soledad Muruaga Serie Estudios nº 2, “Análisis y Prevención de la Depresión Posparto”).

En la actualidad, casi tres décadas después de iniciada dicha investigación, considero que, aunque hemos avanzado en algunos aspectos y factores que propician la Depresión Posparto de las mujeres, aún permanecen en nuestra sociedad, muchas creencias, sentimientos y comportamientos dañinos en torno a la maternidad, tales como considerar que una mujer sólo está realizada si es madre o entender la maternidad como algo inherente a la condición femenina. Este y otros tópicos que se transmiten respecto a la maternidad presionan y condicionan enormemente a las mujeres, de forma que la mayoría llega a idealizarla y se asume una necesidad imperiosa tener un hijo o hija para convertirse en una verdadera mujer.

Este trabajo de investigación le valió a Soledad Muruaga el Premio Nacional “María Espinosa” en 1983, otorgado a por el Instituto de la Mujer y el Ministerio de Cultura.

Analisis_y_prevencion_de_la_depresion_posparto.pdf

Share and Enjoy !

0Shares
0 0