1002097_627281507289541_1526011974_n.jpg

La Asociación de Mujeres para la Salud se suma a la campaña en apoyo a Belén, la niña chilena de 11 años embarazada por el novio de su madre, para que pueda ejercer libremente su derecho humano a abortar. Nos sumamos así a centenares de colectivos de mujeres en defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres de todo Latinoamerica así como organizaciones intercontinentales que reclaman el derecho a decidir y a denunciar la ignominia de mirar a otro lado ante la violación de las niñas y las mujeres.

Cuerpos cautivos. Violadas y Embarazadas.
¡Aborto libre, seguro y legal para todas las Belén!

Belén tiene 11 años y está embarazada. Durante dos años experimentó abusos y violaciones por parte de la pareja de su madre, sin que nadie se diera cuenta o sin que nadie hiciera nada para evitarlo.

El caso, recién denunciado y que circula en prensa nacional e internacional, avergüenza a la sociedad chilena y, sobre todo, avergüenza al Estado Chileno que se ha negado, porfiadamente, a derogar la legislación punitiva que prohíbe la interrupción legal del embarazo en cualquier circunstancia. Incluso en este, en que una niña violada debe enfrentar un embarazo impuesto por la fuerza, con las consecuencias que ello puede acarrear en su vida y su salud.

La violación sexual cobra especial gravedad cuando afecta a menores de edad -en la vasta mayoría niñas atacadas por varones de su círculo familiar más cercano- por su dificultad para rechazar y denunciar el ataque. En algunos sectores sociales el incesto es considerado como parte de las relaciones “normales” que se establecen entre un padre o padrastro y su progenie, mientras la madre calla y acata. Estas relaciones incestuosas e impunes sepultan para siempre el futuro de estas niñas-madres, dramas que se hunden en el silencio e indiferencia social.

1010697_10201550063937752_84091141_n.jpg

Un embarazo indeseado, impuesto por la fuerza, no constituye sino la prolongación de la violencia, y contribuye a un mayor deterioro en la salud mental de la mujer o niña abusada. Ningún discurso moral, ético ni religioso puede justificar tal transgresión a la integridad corporal y psíquica de la niña abusada.

Mientras en países como Uruguay se avanza a legislaciones progresistas y más humanas que reconocen la autodeterminación de las mujeres frente a un embarazo, y se rechazan propuestas regresivas que intentan su derogación, Chile sigue siendo uno de los escasos países del mundo que no permiten el aborto en ninguna condición, condenando a las mujeres a maternidades impuestas o a abortar en condiciones de riesgo y clandestinidad.

La interrupción del embarazo por razones terapéuticas existió en el país desde 1931, pero fue derogado en 1989 tras una negociación directa de la alta jerarquía de la Iglesia Católica con la Junta de Gobierno presidida por el dictador Pinochet, poco antes del término de su gobierno de facto. En la vuelta a la democracia, los sucesivos gobiernos se han negado tozudamente a incluir en sus agendas la reposición del aborto terapéutico ni han apoyado propuestas legislativas que buscan despenalizar, en abierta contravención con compromisos asumidos por Chile en la Conferencia de Beijing, que en el párrafo 106, letra k, de su Plataforma de Acción, llama a revisar las leyes punitivas contra mujeres que abortan. Y pese a recibir recomendaciones directas en este sentido del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas y del Comité de la CEDAW. El peso del lobby eclesiástico ha sido determinante para esta situación que subordina y desconoce a las mujeres como sujetas de derecho.

La Articulación Feminista por la Libertad de Decidir, Punto Focal de la Campaña 28 de Septiembre por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe, como parte activa de los movimientos sociales que luchan por un Chile más justo, exige y confronta a los poderes del Estado para que asuman sin dilaciones su responsabilidad de proteger la vida, salud y derechos de las pequeñas violadas. En primer lugar, cautelar el derecho a la salud que le asiste a todo ser humano, y que en estos casos está amenazada por la corta edad de las niñas, ya que sus organismos no tienen la madurez para llevar adelante un evento reproductivo como un embarazo y parto. Y, por sobre todo, llama a respetar el derecho humano de toda mujer y niña a la libertad y autonomía reproductiva.

Hay muchas Belén en Chile, cuyos cuerpos siguen siendo cautivos de la violencia machista y de la violencia institucional que les niega el aborto legal por violación.

¡BASTA YA! ¡ESTADOS LAICOS, PERSONAS LIBRES!
¡TODAS SOMOS BELEN! ¡ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO!

Firman:
Articulación Feminista por la Libertad de Decidir, AFLD
Comité de Servicio Chileno, COSECH
Corporación Humanas, Centro Regional de Derechos Humanos y Justicia de Género
Fundación Instituto de la Mujer
Observatorio de Equidad de Género en Salud
Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres
Colectivo Conspirando
Movimiento pro Emancipación de la Mujer Chilena, MEMCH
Fundación Margen
Educación Popular en Salud, EPES
La Ciudad de las Diosas
Foro de Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos
MODEMU, Movimiento por los Derechos de la Mujer
Colectivo Agar
Centro Social Quidell de la región del Maule
Centro de Estudios para el Desarrollo de la Mujer-CEDEM
Mesa Intersectorial de pre
vención VIH,SIDA,ITS y temáticas asociadas de la zona sur oriente
Red Entrelazando – MenEngage Chile
Campaña del Lazo Blanco Chile
EME y CulturaSalud, Chile.

Adhesiones individuales:
Angela Neira Muñoz, Consultora y Editorial Académicas, Bolivia. Activista feminista, Chile.
Mariela Infante Erazo, socióloga Corporación humanas.
Carolina Ibacache C. Feminista de Valparaíso
Roxana Valdés Vergara, Feminista de Santiago
Silvia Morales, feminista
Claudia Echeverría, socióloga, feminista
Carmen Gloria Bravo, Encargada de Extensión Instituto de Estudios Avanzados, Universidad de Santiago de Chile
Josaphat Jarpa, Facultad Evangélica de Teología de Chile CTE.

Adhesiones internacionales:
Sergia Galván, Coordinación Campaña 28 de Septiembre por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe
Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, RSMLAC
Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos (RMMDR).
Sandra Mazo, Católicas por el Derecho a Decidir, CDD, Uruguay
Alessandra Nilo, GESTOS/LACCASO. Brasil
Lucy Garrido, Cotidiano Mujer, Uruguay
Télia Negrão, Colectivo Feminino Plural, Porto Alegre, Brasil
Ximena Machicao Barbery, Feminista Boliviana
Campaña 28 de Septiembre por la Despenalización del Aborto, Bolivia
Colectivo Rebeldía, Santa Cruz, Bolivia,
Maria José Araújo, Instituto para a Saude Integral da Mulher e Direitos Sexuias e Reprodutivos-IMAIS Bahia, Brasil)
María de Jesús Tenorio, Ana Evelyn Orozco, Comisión Enlace Punto Focal
Nicaragua, Campaña 28 de Septiembre por la Despenalización del Aborto en América Latina y El Caribe
Patricia Brañez C., Coordinadora de Proyectos e Incidencia Política, Centro de Información y Desarrollo de la Mujer, CIDEM, Bolivia
Tierra Viva, Guatemala
Alba Adriana Jiménez Patlán, Coordinadora Nacional Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (DDESER)
Ma. Eugenia Romero, Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia, México
Nirvana González, Taller Salud, Puerto Rico
Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán
Demus. Estudio para la defensa de los derechos de la mujer, Perú
Coordinadora Juvenil, Ecuador

Share and Enjoy !

0Shares
0 0