Mujeres para la Salud entendemos los vientres de alquiler como una forma de mercantilización del cuerpo y de la capacidad de reproductiva de las mujeres, y por tanto una forma de violencia hacia nosotras. Por eso, nos parece importantísimo sumarnos a la iniciativa del Consejo de las Mujeres del Municipio de Madrid, del que formamos parte, para exigir que no se puedan publicitar en los espacios de nuestra ciudad negocios ilegales dedicados al alquiler de vientres.

La llamada gestación subrogada es una práctica ilegal en nuestro país. En efecto, el Artículo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida, dice sobre la gestación por sustitución que “será nulo de pleno derecho el contrato por el que se convenga a gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero” y que “la filiación de los hijos nacidos por gestación de sustitución será determinada por el parto”.

Por lo tanto, la publicidad de los negocios dedicados al alquiler de vientres deben ser prohibidos en Madrid, ya sea en espacios públicos o privados. Por eso, el Consejo de las Mujeres del Municipio de Madrid se dirige con esta petición a la alcaldesa de la ciudad, Manuela Carmena, “para que las calles y los edificios de Madrid no sean el escaparate de entidades que fomentan la explotación de los cuerpos de las mujeres bajo la farsa de la libre elección”. Y hacemos pues un llamamiento a las autoridades municipales y autonómicas para que exijan que, independientemente de si se trata de un espacio público o privado, no permitan la difusión de una práctica ilegal y degradante para las mujeres.

A continuación os dejamos el comunicado oficial del Consejo de las Mujeres del Municipio de Madrid:

 

NO A LA PUBLICIDAD DE VIENTRES DE ALQUILER EN LOS ESPACIOS DE NUESTRA CIUDAD

El Consejo de las Mujeres del Municipio de Madrid denuncia que la ciudad no puede ser el escaparate del negocio ilegal de la explotación de las mujeres

Desde el Consejo de las Mujeres del Municipio de Madrid, tal y como nos adherimos al manifiesto del pasado 25 de noviembre, denunciamos las prácticas que se están imponiendo en nuestra ciudad publicitándose negocios ilegales que legitiman la explotación y la esclavitud de las mujeres.

Por ello, nos dirigimos a la alcaldesa, Manuela Carmena, para que las calles y los edificios de Madrid no sean el escaparate de entidades que fomentan la explotación de los cuerpos de las mujeres bajo la farsa de la libre elección. Recordamos que la llamada “gestación subrogada” es una actividad ilegal en nuestro país.

Un movimiento que no sólo va en contra de los derechos de las mujeres sino de la dignidad de la sociedad en su conjunto, y que además se apropia de los lemas de la lucha feminista para defender el negocio de otros que las utilizan para su propio beneficio. Porque el “Nosotras parimos, nosotras decidimos”, que nació para defender el derecho al aborto, no es real en el caso de los vientres de alquiler: ellas paren pero el negocio y el negociador son quienes deciden y los que se lucran.

Como denunciamos desde el feminismo, el capitalismo neoliberal lleva a cabo en este caso, de igual manera que en la prostitución, la mercantilización de los cuerpos de las mujeres a través de la explotación reproductiva como es el alquiler de vientres.

Pedimos a las autoridades, tanto municipales como autonómicas, que exijan que, aunque se trate de espacios privados, ejerzan su responsabilidad y no permitan la difusión de una práctica ilegal además de indigna y degradante para las mujeres.