Estimadas amigas:

Soy el marido de Rosa y, antes de nada, quisiera disculparme por tomarme el atrevimiento de escribiros esta carta.

Creo sinceramente que vuestra asociación es un ejemplo claro de cómo han de ser las organizaciones o asociaciones sin ánimo de lucro, entidades que antes de nada promuevan la igualdad y la superación de obstáculos a personas que necesitan ayuda, ayuda que, desde mi punto de vista, sean aportaciones que no caigan en el típico paternalismo de determinadas instituciones, ayuda sin más a las personas que necesitan fundamentalmente creer en ellas mismas.

Sobre todo, mi carta va dirigida a expresaros mi más profundo y sincero agradecimiento por todo lo que habéis hecho por Rosa, no puedo dejar de pensar en el tiempo tan largo que ha supuesto para ella, claramente toda su vida, llevar tanta tristeza que yo creía entender que era por otras cuestiones y que después de muchos años se atrevió a confiarme, qué tormentos tiene que haber pasado, y sobre todo, en unos años de su vida donde más apoyo hubiera necesitado.

Pues bien, habéis conseguido que sonría como debía de hacerlo antes de lo que le ocurrió, su sonrisa ahora es del todo sincera, y que yo creo que eso hace que sea una persona nueva, con otras ganas de vivir y de superar retos y ansias por encontrar lo que se ha perdido durante tantos años, la felicidad como persona que todos necesitamos tener y saborear a lo largo de nuestras vidas.

Sé que no puedo acudir a vuestra sede (y creo que con buen criterio) pero, ya que no puedo expresarlo personalmente, os vuelvo a repetir mi agradecimiento y no sólo mío, sino también de nuestras hijas que, en todo momento han estado apoyando a su madre en la tarea que con vosotras ha llevado a cabo.

Hemos comprobado semana a semana como el acudir a Madrid, pese a la distancia, lo hacía con ganas y lo contenta que se la veía de día en día al volver de vuestras reuniones.

Tan sólo deciros para finalizar que si algún día necesitáis algo, por insignificante que pueda ser, me tenéis a vuestra disposición en todo momento.

Con todo el respeto que os merecéis por esa labor tan extraordinaria, recibid un cordial y sobre todo, sincero saludo.

Muchas Gracias

Pedro

Share and Enjoy !

0Shares
0 0