Mujeres para la Salud nos unimos a las reclamaciones de las pensionistas

Inicio » Mujeres para la Salud nos unimos a las reclamaciones de las pensionistas

Mujeres para la Salud nos unimos a las reclamaciones de las pensionistas

Porque defender las pensiones públicas es una prioridad. Porque las mujeres mayores tienen un elevado riesgo de pobreza. Porque hay una enorme desigualdad en las pensiones que reciben mujeres y hombres… Por todo ello, en Mujeres para la Salud creemos fundamental unirnos a las exigencias de la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones (MERP) y la petición de pensiones dignas no sólo para toda la ciudadanía en edad de jubilación, sino en especial para las mujeres. Te invitamos a venir con nosotras a la manifestación que tendrá lugar el próximo sábado 17 de marzo a las 11 de la mañana en Madrid, desde la Puerta del Sol hasta el Museo Reina Sofía.

Nosotras nos unimos a la cita con el Consejo Municipal de Mujeres, que hemos acordado ir a la manifestación pero con nuestra agenda como mujeres.

La feminización de la pobreza es una realidad incuestionable. Las que más sufren la injusticia de unas pensiones que apenas llegan a cubrir las necesidades básicas son, fundamentalmente, mujeres.

Por ello, el Consejo Municipal de Mujeres convoca a ir a la manifestación contra la vergonzosa subida de pensiones y por el derecho a una vida digna. Si quieres sumarte, el lugar de encuentro será a las 10:30 en la calle Correos esquina a Sol.

Te invitamos a venir con nosotras, y te damos unas cuantas razones.

 

Imagen de UGT Feminista

 

Cobrar una pensión pública digna es un derecho inquebrantable proclamado por la Constitución española y la Declaración Universal de Derechos Humanos. Defender nuestras pensiones es algo que nos incumbe a toda la ciudadanía, independientemente de nuestro sexo o nuestra edad. Sin embargo, la situación y múltiples discriminaciones que viven las mujeres mayores las convierte en sujetos especialmente vulnerables ante una pérdida de derechos en las pensiones.

 

Las múltiples discriminaciones que sufren las mujeres mayores pensionistas

La brecha de género se perpetúa hasta el final de la vida: las situaciones de discriminación vividas por estas mujeres durante su juventud se multiplican cuando llegan a la vejez. Las mujeres mayores viven solas con más frecuencia que los hombres, tienen ingresos más bajos, sufren, en mayor medida, enfermedades y trastornos crónicos y tienen peor percepción subjetiva de su salud y calidad de vida.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística a julio de 2017, en España viven casi nueve millones de personas mayores de 65 años. De ellas, un 57% son mujeres. Si bien es cierto que las mujeres tenemos una mayor esperanza de vida, también lo es que las condiciones en las que vivimos esos años son peores.

Porcentaje de mujeres y hombres mayores de 65 años en España, según los datos del Instituto Nacional de Estadística a julio de 2017

 

La feminización de la pobreza se hace especialmente notable en esta etapa de la vida, en la que cerca de un 80% de la población española declara que sus ingresos proceden de una pensión, cifra que asciende a más de un 90% cuando se tiene en cuenta otras prestaciones sociales, según el Informe sobre las mujeres mayores en España realizado en marzo de 2011 por el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Este mismo informe destaca que la pensión de jubilación media de los hombres es de 1.044€ mensuales, mientras que en el caso de las mujeres es de 619€. Según afirma la Comisión 8M, más de 3 millones de mujeres cobran menos de 700€ y la brecha de las pensiones es de casi un 37%.

 

 

En cuanto a las pensiones no contributivas, es esclarecedor que en diciembre de 2010 las recibían un total de 163.435 (82,43%) mujeres y 34.841 (17,57%) hombres. La cuantía de esta pensión es de 347,60€. El informe del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad afirma que “una mayor edad, ser mujer y vivir en un hogar unipersonal incrementaría el riesgo de entrar en los umbrales de pobreza relativa” en España. Además, “el riesgo de pobreza afecta a las personas mayores de 65 años y, de manera particular, a las mujeres, donde se aprecia que, para el conjunto de los países de la Unión Europea, las mujeres que viven solas tienen un riesgo de pobreza 8,4 puntos superior al de los hombres”.

Porcentaje de mujeres y hombres que reciben pensiones no contributivas en España en diciembre de 2010. Fuente: Informe sobre las mujeres mayores en España del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad

 

Tampoco las mujeres viven estos años adicionales con una mejor salud, sino más bien todo lo contrario. Las mujeres mayores tienen una peor percepción sobre su propia salud que la de los hombres, según muestra el informe al que nos venimos refiriendo. Sólo el 39,4% de las mujeres de 65 a 74 años y el 29,8% mayores de 75 consideran que su estado de salud es bueno o muy bueno, porcentajes que descienden al 55,7 y el 40,3, respectivamente, en el caso de los hombres. Asimismo, un 28,54% de las mujeres mayores de 65 años tienen limitaciones, leves o graves, en las actividades de su vida cotidiana debidas a problemas de salud, cifra que en el caso de los varones es de ocho puntos menos, un 20%.

 

La necesidad de blindar las pensiones

Teniendo en cuenta todos estos datos, es evidente que las pensiones son una inmensa fuente de sustento para una gran parte de la sociedad española, y lo será en un futuro para todos y todas nosotras. Sin embargo, es bien sabido que las pensiones están sufriendo un duro ataque en los últimos tiempos.

 

 

Por eso, es esencial que la Carta Magna de nuestro país, que ya establece la garantía de pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, contemple la prohibición expresa de que cualquier gobierno, actual o futuro, pueda tocar, recortar o privatizar el sistema público de pensiones. Siendo como es un derecho constitucional, ahora es necesario garantizar que ningún tipo de medida, ya sean recortes, subidas de impuestos, copagos, aumentos de las tarifas de los servicios básicos o cualquier otra pueda afectar a las y los pensionistas, excepto aquellas que sean favorables para ellas y ellos.

Es lo que pide la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones, la MERP, en la manifestación que ha convocado el sábado 17 de marzo a las 11 de la mañana en la madrileña Puerta del Sol. La MERP es una plataforma unitaria que nace con el único objetivo de promover una reforma de la Constitución en el sentido anteriormente expuesto.

 


 

Mujeres para la Salud nos unimos a las peticiones de las pensionistas, y por eso te invitamos a asistir a la manifestación que tendrá lugar el sábado 17 de marzo a las 11 desde la Puerta del Sol de Madrid hasta el Museo Reina Sofía. A continuación te dejamos el manifiesto de la MERP:

Blindemos las Pensiones en la Constitución

En los últimos años asistimos al deterioro de las Pensiones Públicas y la pérdida de su poder adquisitivo. Nuevas medidas, como el factor de sostenibilidad, recortarán todavía más las futuras pensiones. Y hay un reiterado intento por ampliar el negocio de los fondos de pensiones privados, sobre la base de la degradación del sistema público.

Vivimos una situación de alarma social por el peligro que corre uno de los pilares fundamentales de nuestra sociedad, un eje de solidaridad intergeneracional e interterritorial. Las pensiones públicas no solo son un derecho, un símbolo de progreso y una conquista democrática, suponen un colchón para miles de familias, y el futuro de las próximas generaciones.

Golpear las pensiones públicas es atacar a toda la sociedad. A los actuales pensionistas, que ven empeorar sus condiciones de vida. Y a los futuros pensionistas, a los que se amenaza con una sustancial reducción de sus ingresos.

Por eso hay que protegerlas, como columna vertebral del Estado social, mediante una reforma de la Constitución que refuerce como derecho fundamental y mandato constitucional inexcusable para los poderes públicos, la prohibición de la privatización de las Pensiones Públicas y la degradación de su poder adquisitivo.

Si se blindó el pago de la deuda, aún con más razón hay que blindar las pensiones en la Constitución para dar prioridad absoluta al Sistema Público de Pensiones y su revalorización. Nadie puede considerar que los bancos son más importantes que las generaciones que con su esfuerzo y su vida construyen el país.

Impulsado por la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones (MERP), cientos de organizaciones y miles de profesionales constituyen ya un amplio movimiento social presente en todo el país, que, sin distinción de ideologías, credos religiosos o siglas partidistas, une a quienes creemos que ninguna diferencia política o técnica debe estar por encima de aquello que nos une: Hay que blindar las pensiones en la Constitución.

Por eso, los y las abajo firmantes, instamos al Gobierno, y al Congreso de los Diputados, a que se promueva: “una reforma de la Constitución que incluya la prohibición expresa de que cualquier gobierno, actual o futuro, pueda tocar, recortar o privatizar, total o parcialmente, el Sistema Público de Pensiones. Un artículo que recoja como obligación constitucional el mantenimiento del poder adquisitivo real de las pensiones, y por tanto la imposibilidad de que ningún tipo de medida, ya sean recortes, subidas de impuestos, copagos, aumento de las tarifas de los servicios básicos o cualquier otra pueda afectar a las pensiones, excepto aquellas que sean favorables para ellas”.

Y llamamos a toda la sociedad y desde todos los rincones del país, a sumarse a la Manifestación que tendrá lugar en Madrid, el sábado 17 de marzo a las 11 de la mañana, desde la Puerta del Sol a la Plaza del Museo Reina Sofía, para exigir que se Blinden las Pensiones en la Constitución. Tocar las pensiones es cruzar una línea roja que no debemos permitir.

 

2018-03-16T10:35:39+00:00

Deje su comentario

Encuesta Pensando nuestras maternidades
close-link
FacebookTwitterYoutube