A través de un Proyecto de Consultoría para la Sistematización de su Red de Recursos de Acogida para mujeres y sus hijas e hijos victimas de la violencia de género, la Asociación de Mujeres para la Salud ha asesorado al Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha (2008-2010).

El gobierno de Castilla La Mancha en su afán por continuar siendo precursor en la lucha por la erradicación de la violencia de género, (recordemos que esta comunidad autónoma fue pionera tanto en la atención a las mujeres y sus menores , como en la aprobación de la primera Ley de Violencia de Género en nuestro país), y consciente de que estamos hablando de una problemática social compleja, en constante cambio y evolución, ha impulsado las iniciativas propuestas desde el Instituto de la Mujer.

Se planteó la necesidad de incorporar al sistema de atención a las víctimas, las nuevas realidades que estaba imponiendo la violencia de género (atención e intervención especializada a los/as menores, actuaciones modelo sobre colectivos específicos, articulación de una estructura de red, mejora de la intervención de carácter integral, etc.)

El Proyecto de Consultoría para la sistematización de esta red de recursos de acogida ha permitido al Instituto de la Mujer mejorar la estructura en red y la coordinación de todos los departamentos y servicios públicos necesarios para que este tipo de recursos especializados y finales sean más eficaces, tanto durante la estancia de las mujeres y las/os menores, como en la atención integral y continuada en el tiempo, necesaria para que una mujer abandone la violencia con posibilidades reales de vivir de forma autónoma e independiente con sus hijas/os.

Nos referimos a la mejora de la coordinación, tanto con otras administraciones como con los ayuntamientos donde están ubicados los centros, como al resto de instancias públicas, empleo, justicia, fuerzas de seguridad,… que hacen que la atención sea realmente eficaz y eficiente. Por otro lado, también el proyecto se ha enfocado a aumentar la profesionalización de estos recursos, en el sentido de especializar a los equipos en la intervención sobre las secuelas que provoca la violencia tanto en las mujeres como en las/os menores.

Las señas de identidad del enfoque de Consultoría de Mujeres para la Salud, junto con el carácter innovador de la metodología desarrollada durante este proyecto, han permitido:

  • Incorporar las opiniones expertas de las profesionales del Instituto de la Mujer de todas las instancias responsables de la atención a la violencia de género, en sus diferentes planos: político y técnico; desde de programación, planificación, implementación y gestión; hasta la atención e intervención directa con las víctimas.
  • Partir siempre de la identificación, significación y potenciación de buenas prácticas profesionales.
  • Implicar a las profesionales en el proceso de cambio, ya que consideramos que establecer una colaboración mutua constructiva, revierte en la mejora de la metodología de trabajo (que influye directamente en motivación profesional) y por tanto, en la atención a las mujeres y las/os menores. Entendemos que el propio proceso de consulta y análisis de dinámicas internas en las organizaciones y equipos puede funcionar como agente favorecedor del cambio y la modificación de actitudes.
  • Atender a los posibles efectos negativos que todo proceso de evaluación puede generar, para paliarlos o en su caso disminuirlos.
  • Respetar los procesos internos personales y grupales, y a la vez confrontar, hacer de espejo para favorecer la toma de conciencia de las situaciones que se están dando.
  • Mirar cualquier realidad con perspectiva de género feminista, diseñando las alternativas de transformación desde este enfoque.
  • Promover el empoderamiento personal y colectivo de las profesionales en cada una de nuestras acciones.
  • Mejorar la detección y el diagnóstico en la atención a las mujeres y menores víctimas de la violencia de género y establecer unas pautas comunes de actuación para todos y todas las profesionales.
  • Crear instrumentos para analizar y planificar conjuntamente y de manera participativa la organización, el funcionamiento, las actividades y acciones del Instituto de la Mujer.
  • Elaborar herramientas de trabajo, coordinación y sistematización que potencian la reflexión, la creatividad, la autoresponsabilidad y la motivación de los equipos con los que trabajamos.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0