La salud sexual es una parte importante en las vidas de las mujeres, sea cual sea su orientación sexual. Sin embargo, las mujeres lesbianas o bisexuales están doblemente discriminadas: por ser mujer y por ser homosexuales. Un buen testimonio de esta discriminación se refleja en el informe Los servicios de ginecología que deseamos las mujeres, en el que muchas de las encuestadas manifestaban una falta de información de las y los profesionales de la ginecología, en especial en términos de prevención de las ITS en estas relaciones no heteronormativas.

Desde Mujeres para la Salud luchamos, desde hace más de treinta años, por la salud integral de las mujeres. Dentro de esta salud integral, no podemos olvidar la salud sexual, que la OMS define como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Salud sexual es sentirnos bien con nuestra sexualidad y gozar de ella, siguiendo unos principios de respeto hacia nosotras mismas y hacia las personas con las que compartimos nuestra sexualidad, siendo conscientes de la capacidad de disfrutar y dándonos el permiso a esta posibilidad, e identificando y manejando emociones que nos puedan afectar como vergüenzas, miedos, culpas…, que puedan deteriorar el gozo y disfrute en nuestras relaciones sexuales. Y hacerlo alejadas de los estereotipos y mandatos de género que nos afectan a las mujeres.

Hoy os recomendamos la Guía de salud para mujeres que tienen sexo con mujeres, una guía editada por la Fundación Triángulo Coslada y San Fernando de Henares. Una guía informativa, que contempla la perspectiva de género feminista y que pretende que las mujeres que tienen sexo con mujeres tengan una mejor información que les lleve a tomar decisiones sobre la protección de su salud y a vivir su sexualidad libremente y con información. La guía parte de algunos “puntos básicos”, consejos a seguir para una salud sexual satisfactoria, para luego centrarse en un repaso a algunas prácticas sexuales entre mujeres y finalizar con las infecciones de transmisión sexual (ITS) y cómo prevenirlas, clasificadas según los causantes: bacterias, virus, parásitos u hongos.

 

Haz clic aquí para leer la guía

 

 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0