Yo cuido, tú cuidas. TODXS cuidamos. Por unos permisos por paternidad y maternidad iguales, intransferibles y pagados al 100%.

Viernes 3 de febrero de 2017




El pasado 27 de enero, algunos partidos políticos presentaron ante el Congreso una proposición de ley que pide igualar los permisos de paternidad y maternidad a 16 semanas, haciéndolos intransferibles entre los progenitores.

La proposición de ley presentada es, básicamente, la misma que la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPIINA), de la que la Asociación Mujeres para la Salud formamos parte, tiene elaborada desde hace años y que en las últimas legislaturas ha presentado a todos los grupos parlamentarios con el objetivo de que la llevaran a debate al Congreso. Hoy lo hemos conseguido, algo que es ya un pequeño logro para nosotras.

Una de las cosas más importantes de esta proposición es que las 16 semanas serán intransferibles; es decir, aunque una de las personas decida no disfrutar de su permiso, no puede transferirlo a su pareja. Según la proposición de ley, las 16 semanas se distribuirán en dos periodos: un permiso parental inicial, que se desarrollaría durante las primeras semanas desde el nacimiento o la adopción y que sería obligatorio para las dos personas progenitoras; y un permiso parental para la crianza, que se podría disfrutar durante 14 semanas durante el primer año de vida de la criatura y que permitiría a las dos personas turnarse para cubrir otras 28 semanas de cuidado del/de la bebé en casa.

Una semana después, el 3 de enero, el Congreso ha aprobado una proposición no de ley, con los votos en contra del PP, con la que se insta al Gobierno a tomar las medidas necesarias para alcanzar una conciliación laboral y familiar real y avanzar en la corresponsabilidad. En esta proposición no de ley se especifican algunas medidas concretas para lograr la igualdad real entre hombres y mujeres en la vida laboral, como la petición de igualar el permiso de paternidad al de maternidad y salir del trabajo a las 18:00.

Nosotras, cuidadoras

El actual sistema de permisos por paternidad y maternidad hace que las criaturas interioricen a una edad más temprana los roles tradicionales de género al no ver una corresponsabilidad en sus cuidados en el hogar y tener una menor vinculación afectiva con su padre como consecuencia del menor tiempo que pasa con éste, algo que también perjudica al padre. Además, repercute también, por causas obvias, en la carrera profesional de las mujeres, en sus salarios y en sus beneficios sociales, además de que producen una sobrecarga en ellas, algo que afecta enormemente a su estado emocional.

“Hasta ahora el cuidado se ha adjudicado a las mujeres apelando a argumentos de todo tipo, desde los fundamentados en la tradición hasta los pseudocientíficos que defienden, por ejemplo, que la capacidad de engendrar implica también la facultad de criar, o que existe un instinto genético maternal, o una superior habilidad innata en las mujeres para el cuidado. Podemos observar que, bajo estas “amables” razones, se traslucen las verdaderas causas de la adjudicación del trabajo de los cuidados a las mujeres. Por un lado, apoyan la necesidad del mantenimiento de la organización familiar tradicional y, por tanto, las incontables tareas de cuidado que realizan las mujeres de forma gratuita. Por el otro, el sometimiento de las mujeres a una posición de subordinación en la que se les adjudica sin justificación esta tarea interminable y de valor secundario, frente a la adjudicada al hombre situado en una posición de dominación y poder.”, comenta Pilar Pascual Pastor, coordinadora terapéutica del Espacio de Salud Entre Nosotras.

Los cuidados, algo considerado tan natural, realmente es una trampa para nosotras, en especial “cuando pretenden introducirse en otros espacios que favorecen su autonomía vital sin cambiar un ápice el cumplimiento de las tareas de cuidado que les adjudicaron -y que han ido asumiendo sin cuestionar-. Una autoexigencia rígida, necesaria para poder abarcar al tiempo todos los roles impuestos, está debajo de la mayoría de los malestares psicológicos de las mujeres actuales.”

Os invitamos a leer su artículo, Yo cuido, tú cuidas, ella cuida, nosotras nos descuidamos. Por qué cuidar es peligroso para la salud de las mujeres, del que forman parte estas palabras y en el que podréis encontrar muchas claves para comprender por qué los permisos por paternidad y maternidad iguales, intransferibles e irrenunciables son un paso tan sumamente importante para alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres y en especial por qué es tan necesario para la salud psicológica de las mujeres.

La situación actual

En la actualidad, las mujeres tenemos derecho a una baja de seis semanas obligatorias y otras diez adicionales transferibles; es decir, podemos compartirlas con los padres. Sin embargo, la realidad habla por sí sola: a pesar de que el 85,7% de los padres han cogido los 15 días por paternidad, menos del 2% tomaron alguna parte del tiempo transferible que la ley otorga por defecto a la madre, cuidadora por excelencia en el modelo de familia patriarcal.

A pesar de que a partir del 1 de enero de 2017 el permiso de paternidad ha aumentado de dos a cuatro semanas, que serán intransferibles pero no obligatorias y que deben ser ininterrumpidas, continuamos teniendo una situación desfavorable hacia las mujeres.

Según criticó Ángeles Briñón, coportavoz de la PPIINA, en un artículo publicado en Tribuna Feminista, la ampliación a las 4 semanas (que es una cuarta parte de las 16 semanas de las que disponen las madres) no es un avance en absoluto, sino “seguir permitiendo que las mujeres sean discriminadas por ser madres, por apartarse del mercado laboral en mayor medida que los hombres, por ser las principales cuidadoras de la familia, en especial de las niñas y los niños al nacer”.

Así pues, a efectos prácticos la situación continúa favoreciendo la desigualdad laboral al hacer que prácticamente todas las responsabilidades de los cuidados recaigan sobre la madre. Sin embargo, la Propuesta de Ley supone una oportunidad única para alcanzar la igualdad y un momento histórico que no debemos desaprovechar. Ahora es importante que todos los grupo parlamentarios apoyen esta propuesta y escuchen la voz de cada vez más ciudadanas y ciudadanos que la reclaman. En aras a conseguir nuestro propósito, os invitamos al acto público que celebrará la PPIINA el 22 de febrero en el en el Auditorio Caja de Música del Palacio de Cibeles de Madrid a las 18:30 y que bajo el título La sociedad reclama: permisos iguales e intransferibles para padres y madres pretende visibilizar la propuesta y activar el debate social.

Comentar este artículo

Avda. Alfonso XIII nº 118 - Madrid 28016 | Tel. 91 5195678 | info@mujeresparalasalud.org | Aviso Legal | Seguir la vida del sitio RSS 2.0