Paro Internacional de Mujeres, ¿qué es?

La solidaridad es nuestra arma

Viernes 27 de enero de 2017, por Responsable comunicación




Hace unas semanas que en las agendas feministas no dejan de hablar del Paro Internacional de Mujeres, un movimiento gestado durante las últimas semanas del otoño de 2016 para responder contundentemente a la violencia estructural que sufrimos todas las mujeres de todas las partes del mundo por el simple hecho de haber nacido con una vagina.

Será el 8 de marzo de 2017 y, con una sucesión de paros generales y protestas, intentaremos concienciar sobre la necesidad de dar fin a la violencia social, legal, política, moral y verbal hacia las mujeres.

Como antecedentes de este Paro Internacional de Mujeres encontramos los ejemplos de Islandia, país en el que las mujeres frenaron el plan para criminalizar el aborto voluntario e involuntario gracias al paro de un día realizado el 3 de octubre de 2016; o Argentina, donde las mujeres del país reaccionaron con huelgas y manifestaciones masivas ante la inhumana violación y asesinato de una chica de 16 años el mismo día que la policía reprendió brutalmente el movimiento político de mujeres. Ya el Día Internacional de la Violencia contra la Mujer, el 25 de noviembre, el movimiento Paro Internacional de Mujeres realizó acciones conjuntas, y todas y todos recordaremos las Marchas Hermanas en solidaridad con la Marcha de Mujeres en Washington y otras ciudades estadounidenses y no estadounidenses que se celebraron el pasado 21 de enero.

¿Qué piden?

Como bien resume la petición del Paro Internacional de Mujeres, exigen:

  • Acción inmediata contra la violencia de género estructural, en todos sus aspectos, y en contra de la discriminación por género.
  • Regulación de salarios para asegurar el pago equitativo en todos los Estados.
  • Reacción puntual hacia los Estados miembros de las Naciones Unidas por evitar tomar medidas reales y prácticas que resuelvan problemas relacionados con el hecho de que los sistemas legales y judiciales fracasen en asegurar que los crímenes sexuales y la violencia doméstica serán procesados severamente.
  • Asegurar que no se tolere ni acepte eliminar los derechos de las mujeres, incluyendo nuestros derechos sexuales y reproductivos (como el aborto) sobre la base de sistemas religiosos.

¿Qué puedes hacer tú?

¿Estás cansada de la misoginia y la persistente permisividad al uso del discurso de odio y el apoyo a la iglesia por parte de los líderes electos y a las personas públicas?, ¿estás cansada de que las instituciones democráticas descuiden el proteger la seguridad pública y garantizar la justicia?, ¿de que los medios de comunicación sean negligentes en su responsabilidad legal de proporcionar información confiable y cobertura completa a la violencia estructural hacia las mujeres?, ¿cansada de que se niegue el apoyo en sus hogares y comunidades a las mujeres que defienden nuestros derechos, a las que lejos de apoyarlas se enfrentan a insultos, amenazas…?

Si tu respuesta es sí, te invitamos a que el 8 de marzo pongas tu granito de arena para sumarte a este Paro Internacional de Mujeres. Porque todas las acciones que puedas hacer cuentan, te animamos a que lo hagas. Te damos algunas ideas:

  • Paro total: Paro en el trabajo o en las tareas domésticas y en los roles sociales como cuidadoras durante la jornada completa.
  • Paro de tiempo parcial: Para tu producción/trabajo durante una o dos horas
  • En caso de que no puedas parar tu trabajo, usa elementos de color negro, como ropa negra, cintas negras o cualquier otro elemento que decidas.
  • Boicotea las empresas que usan el sexismo en sus propagandas o en su política laboral hacia las trabajadoras.
  • Boicotea a misóginos locales, los que tú elijas.
  • Haz una huelga de sexo.
  • Retirada masiva de tu dinero de los bancos durante un día
  • Bloquea caminos y calles
  • Haz demostraciones, participa en piquetes o súmate a las marchas que se organicen en tu ciudad.

Comentar este artículo

Avda. Alfonso XIII nº 118 - Madrid 28016 | Tel. 91 5195678 | info@mujeresparalasalud.org | Aviso Legal | Seguir la vida del sitio RSS 2.0